Skip links

Reflexiones desde la Rectoría sobre el Paro Nacional del 21 de noviembre

Share

Reflexiones desde la Rectoría sobre el Paro Nacional del 21 de noviembre

¡Muy apreciada comunidad!

Como todos saben, diferentes sectores han convocado a un Paro Nacional para este jueves 21 de noviembre con diferentes propósitos. No creo que sea mi deber invitarlos a participar o no. Mi deber como Rector de CEIPA Business School, es alentarlos a que hagan un análisis y reflexionen, para que de acuerdo con su conciencia tomen la mejor decisión.

La primera invitación que les propongo es que seamos conscientes que nuestro país depende de lo que hagamos cada uno de nosotros por él. El presidente Kennedy lo dijo muy claro: “no es lo que tu país pueda hacer por ti, es lo que tú puedas hacer por tu país”. Desde la Colonia estamos esperando superhéroes o caudillos que venga a solucionarnos los problemas, pero desafortunadamente no existen, somos nosotros los ciudadanos los que nos debemos comprometer a sacar adelante a nuestro país; necesitamos entender que es el aporte de cada uno el que nos permitirá salir adelante, no es un debate entre ricos o pobres, blancos o negros, personas del interior o de la costa, defensores del acuerdo de paz o detractores, o por quien se vote. Nosotros somos los arquitectos de nuestro futuro.

La segunda invitación es a que pensemos lógicamente que si a nuestros gobernantes les va mal a todos nos va mal. Esta es una visión muy de Colombia pensar que si a alguien le va mal a mí me va bien. La historia nos ha demostrado que si a un gobernante le va mal a todos nos va mal y al siguiente gobernante de turno también le va a ir mal, porque los problemas simplemente se agravan con el tiempo. La democracia es imperfecta, pero es el mejor de los sistemas que existe, por eso debemos cuidarla y valorarla, miremos los ejemplos cercanos de otros países que han ensayado otros modelos y hoy se encuentran en serias dificultades. Qué debemos hacer si en las elecciones gana un candidato que no era el de mi preferencia, primero hay que respetar la voluntad de las mayorías, hay que estar vigilantes, usar los mecanismos que la democracia nos ofrece para tratar de negociar lo mejor para el país o ciudad de acuerdo con nuestros criterios. Invitar al caos, polarizar, hablar y actuar con odio sólo genera que los problemas crezcan, en vez de buscar soluciones.

La tercera y última reflexión es sobre la paz. No podemos construir un país donde un sector de la población se cree con derecho a juzgar y señalar a otros como enemigos, para construir la paz se necesita perdón y reconciliación con todos los sectores de la sociedad. No puede haber malos y buenos, de esta forma la paz será solo una ilusión pasajera. Debemos sanar las heridas y actuar en consecuencia con lo predicamos. Ahora bien, después de leer estas reflexiones simplemente quiero dejarles algunas preguntas para que desde su entorno se respondan: desde mi casa, mi barrio, mi ciudad: ¿Qué estoy haciendo por mi país? ¿Cómo aporto a la construcción de la paz? ¿Cuál es mi aporte a la educación? ¿Qué estoy haciendo por la reducción de la pobreza y la inequidad? ¿Qué tanto cumplo con las normas y leyes? ¿Cuál es mi aporte a las causas del paro?

Deseo de todo corazón que todo transcurra con paz y tranquilidad, destruir, odiar y polarizar nos hace daño a todos. Recuerden llevar siempre muy en alto los valores de la institución y actuar con coherencia y responsabilidad en cada una de sus esferas.

 

Un saludo fraternal.

Diego Mauricio Mazo Cuervo.
Rector CEIPA Business School.