Claves de éxito para gestionar proyectos culturales innovadores 

Comparte

¿Has escuchado hablar de la gestión de proyectos?, este término es cada vez más nombrado y los especialistas en este campo son cada vez más requeridos en las ofertas laborales. Acá es válido aclarar que existen muchas clases de proyectos que están asociadas a los diferentes sectores de la economía. Hoy queremos hablarte de los proyectos culturales y de las claves del éxito para que desarrolles el tuyo.


Desde mediados del siglo XX se inició un proceso de institucionalización de la cultura donde se pretendía investigarla para que fuera desarrollada como campo de trabajo (Mariscal, 2019). Luego, se empezó a considerar la cultura como objeto de desarrollo económico y social, como lo muestran los autores Rodrigo Vélez y Winston Licona (2004) para quienes la cultura es la base de la diferenciación y la competitividad en la economía del siglo XXI.


Hoy los proyectos culturales se gestionan y desarrollan con sentido estratégico; la pregunta que surge entonces es: ¿cuáles son los factores clave que permiten tener éxito en la gestión de un proyecto cultural?


El experto Fernando Vicario (2009) sostiene que en los proyectos culturales es preciso aprender a trabajar en equipo con especialistas de distintas disciplinas y filosofías. Por tanto, el gestor cultural debe aprender a gestionar disensos y para ello se requiere:


1) Creer en el proyecto que se quiere emprender y en consecuencia tener la capacidad de descentralizar los intereses para llegar a buenas negociaciones con los aliados.

2) Tener habilidades de trabajo en equipo.

3) Fortalecer la capacidad de autocrítica para saber lo que se quería y lo que no se está logrando.

: jóvenes reunidos

El desafío de un gestor cultural es diseñar y difundir un proyecto cultural; en este sentido, Sol Cabezas (Cabezas, 2018) propone 12 pasos que permiten asegurar los factores clave de éxito en un proyecto cultural, los cuales plantea a través de diferentes preguntas donde debemos tener claras sus respuestas:

1. ¿Qué? Debemos describir el proyecto a realizar.
2. ¿Por qué? Presentaremos las razones y bases del problema a solucionar.
3. ¿Para qué? Expongamos los objetivos del proyecto.
4. ¿Para quiénes? Definamos el público objetivo al cual queremos llegar con nuestro proyecto.
5. ¿Dónde? Tengamos claro cuál es el lugar, localidad o territorio donde se desarrollará.
6. ¿Cómo? Definamos las estrategias y metodologías para lograr nuestros objetivos.
7. ¿Cuáles? Establezcamos las actividades a realizar.
8. ¿Cuándo? Definamos el tiempo de realización del proyecto.
9. ¿Con quiénes? Formemos nuestro equipo de trabajo estratégicamente.
10. ¿Cuánto? Establezcamos el presupuesto y los recursos que necesitaremos para llevar a cabo nuestro proyecto.
11. ¿Con qué? Definamos la fuente de financiamiento.
12. ¿Cómo se hizo? Evaluamos el proceso y el cumplimiento de objetivos propuestos.

Todo gestor cultural debe tener en cuenta el ciclo de vida de los proyectos, con sus respectivas etapas:

Debemos considerar que el nivel de costo y recurso humano se incrementa en el desarrollo del proyecto en la medida en que el tiempo transcurre; por eso, debemos vigilar las distintas etapas y las salidas de las mismas para llevar al proyecto a la dirección que queremos y tener éxito.Por otra parte, es vital tener en cuenta la relación entre la capacidad de influir en el proyecto y los costos de cambio, como se presenta en la siguiente gráfica:

Como lo muestra la gráfica, la influencia de los interesados, lo mismo que los riesgos y la incertidumbre, son mayores al comienzo del proyecto y, por otra parte, la capacidad de influir en las características del proyecto sin afectar el mismo es más alta al comienzo y tiende a disminuir. Pero, además, la idea de los costos de cambios y la corrección de errores aumenta a medida que el proyecto se acerca a su cierre.

 

Todo gestor cultural debe tener presente que un proyecto de su sector se rige con los criterios de la gestión de proyectos, es decir, mediante técnicas de agilismo, scrum, marco lógico, lean, entre otros, sin dejar a un lado las tendencias de la economía creativa mundial como son la tecnología, la demanda y el turismo (Chávez A., 2018); además de tener en cuenta que, en los proyectos de este campo, es indispensable considerar los derechos culturales y el desarrollo sostenible, pues como se expuso en la Cumbre de Bilbao de la UNESCO, la sostenibilidad aparece no solo vinculada a la ecología y el medio ambiente, sino conectada a la localidad, el empoderamiento de la ciudadanía y la transmisión de conocimientos a las nuevas generaciones.

equipo de trabajo socializando su tablero scrum

Los gestores culturales transforman la realidad social de un territorio cuando desarrollan un proyecto, ya que este integra capacidades de los equipos, genera procesos de identidad local y comunitaria, permite la cohesión social de los territorios y genera valor económico contribuyendo con la calidad de vida, la apropiación de los patrimonios materiales a inmateriales y reconstruye tejidos sociales.


Si te interesa conocer más sobre la gestión de proyectos, las técnicas, tendencias e indicadores de éxito de los mismos, te invitamos a estudiar nuestra Especialización

en Gerencia de Proyectos, donde fortalecerás la capacidad de solucionar problemas gerenciales de los proyectos y harás parte del incremento de los niveles de competitividad de tu organización, actuando de forma innovadora y creativa.


Conoce más sobre nuestros programas.

Inscríbete Aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo último

Artículos relacionados​

¿Te gustó este artículo? Compártelo en tus redes sociales.

También te recomendamos leer

boton whatsapp