Skip links

Share

Fórmate como Digital Project Thinker y certifícate

A lo largo de los últimos 50 años, la tecnología ha dado un viraje a la vida social, económica y cultural de la humanidad. La informática, Internet y el desarrollo de los dispositivos móviles han abierto nuevos caminos que siglos atrás parecían impensables.

Esta creciente realidad también viene transformando nuestra vida laboral: tomamos pedidos por Internet, negociamos en línea, compramos a través del e-commerce, atendemos clientes en línea, proveemos servicios sin movernos de nuestra oficina, trabajamos en empresas que sólo operan en red. ¡El planeta está cada día más interconectado, el mundo empresarial opera en red!

Tener a una persona responsable de los proyectos digitales, que sea capaz de gestionar y traducir sus necesidades en mínimos productos viables, es fundamental en las empresas a la hora de optimizar recursos y gestionar equipos.

De ahí la necesidad actual que tienen las empresas de contar con un perfil que tenga los conocimientos necesarios y la capacidad estratégica de ver oportunidades y fomentarlas, para crear estrategias y llevarlas a cabo de una manera ordenada y coherente.

Ante este panorama se hace necesaria la incursión de nuevos profesionales digitales, pues son ellos los encargados de liderar estrategias organizacionales, que les permita entregar valor y convertirse en marcas relevantes ante un mar infinito de posibilidades mediado por las TIC.

Este nuevo perfil profesional, también es conocido en el medio como gestor de proyectos digitales, es aquel que se encarga del liderazgo, planificación, gestión y control de los recursos necesarios y disponibles para la consolidación de un proyecto digital.

  • Determinar el presupuesto para cada proyecto, ajustándose a los límites establecidos y optimizando los recursos para disminuir los costos.
  • Diseñar planes de contingencia en los que considere los riesgos del proyecto, garantizando eficacia en su ejecución.
  • Analizar la competitividad de un proyecto desde una perspectiva que abarque aspectos tecnológicos y de marketing.
  • Alinear proyectos innovadores con las estrategias de marketing online y offline de la empresa.
  • Contribuir al cumplimiento de las expectativas de los clientes en relación al producto digital que se elabora.
  • Redactar informes sobre el perfil de los clientes y los intereses que repercutan directamente sobre el producto ofrecido.
  • Coordinar las labores internas de diseño, desarrollo y producción.
  • Garantizar que los productos digitales se ajusten a los estándares de calidad, comprobando su funcionamiento regularmente para resolver los problemas que se presenten.

Ahora puedes potenciar tu perfil profesional con el curso de Digital Jungle Learning que te forma como Digital Project Thinker,  a lo largo de tu programa online, haces un recorrido desde el análisis y las identificaciones de necesidades del proyecto, hasta el manejo de herramientas que podrán facilitarte tu labor. A continuación enlistamos algunas:

1.Monday

Es una herramienta de gestión de proyectos que te permite articular tareas, proyectos y el trabajo en equipo para la consecución de los objetivos.

2.Trello

Con esta herramienta podrás gestionar proyectos siguiendo la metodología ágil Kanban,te permite orientarte visualmente en cada fase del proyecto.

3.Basecamp

Es un sistema para trabajar en la gestión de proyectos de manera conjunta, donde el eje central para alcanzar los resultados se optimizan con el equipo.

Algunas cifras

Con el uso exponencial de la tecnología digital, los países de todo el mundo tienen la oportunidad de acelerar el desarrollo socioeconómico, conectar a los ciudadanos a los servicios y las oportunidades, y construir un futuro más prometedor y en equilibrio. 

La innovación digital está en vías de transformar casi todos los sectores de la economía introduciendo nuevos modelos comerciales, productos, servicios y, en última instancia, nuevas formas de crear valor y empleos. Los resultados de esta transición ya se hacen evidentes: la economía digital mundial en 2016 representaba un valor de USD 11,5 billones, o sea 15,5 % del producto interno bruto (PIB) mundial. Se espera que esta cifra llegue a 25 % en menos de una década.