El ABC de la Autoevaluación en CEIPA 2021

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Ver todo

Encuestas de Autoevaluación por Grupos de Interés

Orientaciones generales del proceso de Autoevaluación

La cultura de la evaluación de la calidad en todas las Instituciones de Educación Superior, es el compromiso con el mejoramiento continuo y la búsqueda de la alta calidad.

 

En este sentido, la autoevaluación es una práctica permanente, que posibilita una mirada crítica a la forma como las instituciones y los programas académicos asumen el desarrollo de todos los procesos, de forma que asegure la alta calidad del servicio que se ofrece.

 

El concepto de alta calidad, que hace parte de la actualización del modelo de acreditación, no solo tiene en cuenta capacidades y procesos, sino que incluye, además, logros y resultados. La calidad, así entendida, supone el esfuerzo continuo de las instituciones y de los programas académicos por cumplir en forma responsable con las labores formativas, académicas, docentes, científicas, culturales y de extensión; así como con las funciones de apoyo: gestión financiera, recursos académicos, organización, administración y gestión, bienestar, entre otros.

Los elementos necesarios para el desarrollo en CEIPA del proceso de autoevaluación son:

  • Liderazgo y participación.
  • Claridad y transparencia.
  • Organización y coordinación.
  • Capacitación.
  • Articulación con la planificación.
  • Calidad de la información.

Elementos de orientación específicos:

  • Participación, comunicación y coordinación: la participación de la Comunidad Académica CEIPA, en los procesos de autoevaluación, exige que se abran los espacios necesarios de comunicación y coordinación, que permitan acceder a toda la información necesaria para la construcción de juicios de calidad, soportados y argumentados desde las acciones de todos los participantes en los diversos procesos que desarrollan los programas y la Institución.

Dinámica de evaluación de los factores identificados para el proceso de autoevaluación:

*Fuente: Guía 03 del 8 de febrero de 2021 – CNA.

¿Qué es la Autoevaluación?

La autoevaluación es una práctica permanente, que posibilita una mirada crítica a la forma como las instituciones asumen el desarrollo de todos los procesos involucrados, con fin de hacer seguimiento sistemático al cumplimiento de sus objetivos misionales, de analizar las condiciones que afectan su desarrollo y para la implementación de medidas que propendan por el mejoramiento continuo, de forma tal que se asegure la calidad del servicio que ofrecen, en este sentido, la autoevaluación es la etapa central del proceso de acreditación.

La base fundamental para el desarrollo de los procesos de mejoramiento en las Instituciones de Educación Superior es la función de autoevaluación, soportada en el País por la misma Ley 30 de 1992, donde el artículo 55 establece: “La Autoevaluación Institucional como una tarea permanente” para que las instituciones de Educación Superior implanten un mecanismo de Aseguramiento de la Calidad de sus procesos académicos y administrativos”.

Autoevaluación Institucional y Autoevaluación de programas académicos:

Es un proceso mediante el cual, la Institución y los programas académicos, se analizan y se evalúan criterios establecidos en lineamientos normativos (CESU – CNA – MEN) y consideraciones internas (CEIPA).

Aquí se analizan:

  • Los logros de los fines y objetivos de la educación en la institución y los programas académicos.
  • La capacidad para autoevaluarse y autorregularse.
  • La pertinencia social planteada desde el Principio Rector, el Proyecto Educativo Institucional – PEI y los Proyectos Educativos de Programa – PEP.
  • El avance en las labores formativas, académicas, docentes, científicas, culturales, internacionalización y de extensión; así como con las funciones de apoyo: gestión financiera, recursos académicos, organización, gestión administrativa y bienestar, entre otros.
  • El impacto social de la Institución y de los programas académicos.

Acreditación de Alta Calidad:

Es un testimonio que da el Estado sobre la calidad de un programa o institución con base en un proceso previo de evaluación en el cual intervienen la institución, las comunidades académicas y el Consejo Nacional de Acreditación – CNA”.

“La acreditación en alta calidad es un mecanismo voluntario para la búsqueda permanente de los más altos niveles de calidad por parte de las instituciones que se acojan al sistema. Se basa en orientaciones aprobadas por el Consejo Nacional de Educación Superior – CESU acorde con las recomendaciones del Consejo Nacional de Acreditación, las cuales han sido concertadas previamente con la comunidad académica nacional y acogiendo las recomendaciones y los referentes internacionales. El cumplimiento de estos parámetros deberá conducir al mejoramiento continuo y no ser apenas un reflejo de la calidad obtenida hasta el momento. La acreditación no es un mecanismo de inspección y vigilancia que debe ejercer el Estado y, por tanto, no lo reemplaza.” – CNA.

¿Cuáles son los actores del Sistema Nacional de Acreditación?

  • Ministerio de Educación Nacional – MEN.
  • Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación.
  • Consejo Nacional de Educación Superior –CESU.
  • Consejo Nacional de Acreditación – CNA.
  • Las instituciones que optan por la acreditación.
  • Las comunidades académicas y científicas.
  • Los pares académicos.

¿Por qué se hace la autoevaluación institucional y de programas académicos?

La consolidación de una cultura de la evaluación de la calidad en todas las instituciones de educación superior, es el compromiso con el mejoramiento continuo y la búsqueda de la alta calidad. En este sentido, la autoevaluación es una práctica permanente, que posibilita una mirada crítica a la forma como las instituciones y los programas académicos asumen el desarrollo de todos los procesos, de forma que asegure la calidad del servicio que se ofrece.

En esta mirada interna, el auto estudio, debe asumirse de manera integral, es decir, mediante la valoración uno a uno de las labores formativas, académicas, profesores, científicas, culturales, internacionalización y de extensión, y de los procesos de apoyo, con el propósito fundamental de identificar fortalezas, debilidades y proponer planes de mejoramiento que tengan como finalidad el mejoramiento de la calidad de la institución o del programa académico y asegurar a la sociedad y al Estado el cumplimiento de los más altos niveles de calidad, en atención a sus propósitos y objetivos – CNA.

¿Quiénes participan de la autoevaluación institucional y programas académicos?

El éxito y la seriedad de un proceso de autoevaluación exige que la Institución asuma el liderazgo del proceso y favorezca una amplia participación de la Comunidad Académica: estudiante, docentes, colaboradores, graduados y empresarios.

¿Cómo puedo participar de la autoevaluación institucional y de programas académicos si soy estudiante, profesor, graduado, empresario y colaborador?

La consulta a la Comunidad Académica es necesaria para identificar su apreciación acerca del desarrollo de diversos procesos institucionales y de programas académicos a partir de sus funciones y labores formativas, académicas, profesores, científicas, culturales, internacionalización y de extensión, y de los procesos de apoyo. Esta consulta se llevará a cabo del 13  al 30 de septiembre de 2021.

Pertinencia de la participación en el proceso de autoevaluación.

Estudiantes: los estudiantes dentro de su proceso formativo en el programa y en la Institución, son quienes dan cuenta, no solo de su satisfacción del proceso formativo, si no de su grado de compromiso y participación.

Docentes: su compromiso con las labores formativas, académicas, científicas, culturales y de extensión, así como con la internacionalización, se constituye en el núcleo de la calidad de un programa. El rol del profesor es de una importancia especial en el proceso de reflexión y análisis, tanto sobre su propio quehacer, como sobre el conjunto de políticas y recursos académicos y administrativos que sustentan la calidad de un programa.

Graduados: son, en su ejercicio profesional, los representantes ante la sociedad del proceso de formación, vivenciado en el programa académico; por lo que están en capacidad de reflexionar, dar cuenta de dicho proceso y confrontarlo con su actuar en la sociedad en la que se hallan insertos. El impacto del desempeño de los egresados en la sociedad da cuenta de la calidad del programa.

Colaboradores: son una fuente privilegiada para obtener información de primera mano sobre la organización y los procesos internos de un programa en el contexto institucional.

Empresarios, agencias gubernamentales y otras entidades: son las personas que interactúan con los graduados en los entornos laborales y, en ese sentido, tienen una visión, de la calidad de los procesos formativos, de la pertinencia y de la idoneidad del programa y evidencian el aporte del programa o de la Institución en el aporte del programa en el desarrollo social, científico y tecnológico, a través de sus graduados.

¿Cuáles son los lineamientos de acreditación en alta calidad que serán sometidos en la autoevaluación institucional y de programas académicos?

Los lineamientos de acreditación en alta calidad de instituciones y de programas académicos (Acuerdo 02 de 2020 – CESU) se componen de factores, características y aspectos por evaluar, los cuales se definen así:

1. Factores: son el conjunto de procesos, productos e impactos presentes en la realización de los objetivos misionales de una Institución y de sus programas académicos. Los factores identificados como pilares para la evaluación deben ser vistos desde una perspectiva sistémica, ya que ellos se expresan de una manera interdependiente. Se desarrollan a través de características.

2. Características: son los elementos que describen cada factor y determinan su potencial calidad, permitiendo así la diferenciación de uno con otro. Las características de calidad del Modelo de Acreditación en Alta Calidad son propias de la educación superior y expresan referentes universales y particulares de la alta calidad que pueden ser aplicables a todo tipo de programa académico según su modalidad y nivel de formación, y a todo tipo de Institución considerando su naturaleza jurídica, identidad, misión y tipología.

3. Aspectos por evaluar: son los elementos que permiten conocer y medir las características conforme a información cuantitativa y cualitativa de la Institución y de los programas académicos; asimismo, permiten observar o apreciar su desempeño y el mejoramiento continuo en un contexto dado, con el ánimo de hacer evidente, hasta donde sea posible y confiable, el grado de calidad alcanzado.

¿Cuáles son los factores que serán sometidos a la autoevaluación institucional?

La evaluación de la alta calidad de las instituciones implica un ejercicio complejo que no puede renunciar a su carácter interpretativo. La evaluación integral que realiza el Consejo Nacional de Acreditación, a su vez, interpreta el sentido que tiene un hecho en un contexto institucional y social específico, enmarcado en la naturaleza jurídica, identidad, misión y tipología institucional. Para efectos de la evaluación con fines de acreditación en alta calidad de instituciones, los factores (12) son los siguientes:

*Fuente: Guía 03 del 8 de febrero de 2021 – CNA

Los anteriores factores se evalúan de acuerdo con características que corresponden a referentes universales y particulares de alta calidad, los cuales se evidencian de acuerdo con aspectos por evaluar.

¿Cuáles son los factores que serán sometidos a la autoevaluación de programas académicos?

Una institución debe demostrar su esfuerzo permanente para consolidar su identidad a través de una cultura organizacional fundamentada en el mejoramiento continuo y la innovación académica, lo cual, para el caso de la alta calidad de los programas académicos, se evidencia en cada uno de los siguientes factores (12):

¿Cuál es nuestro Proyecto Educativo del Programa -PEP?

¿Qué es la acreditación y sus beneficios?

El proceso de acreditación, integralmente considerado, tiene los objetivos siguientes: propiciar el mejoramiento de la calidad de la educación superior.

Es un mecanismo para que las Instituciones de Educación Superior rindan cuentas ante la sociedad y el Estado sobre el servicio educativo que prestan. (Fuente CNA).

La acreditación es el reconocimiento por parte del Estado de la calidad de instituciones de educación superior y de programas académicos, es una ocasión para valorar la formación que se imparte con la que se reconoce como deseable en relación a su naturaleza y carácter, y la propia de su área de conocimiento. También es un instrumento para promover y reconocer la dinámica del mejoramiento de la calidad y para precisar metas de desarrollo institucional y de programas.

El proceso de Acreditación se desarrolla a través de la evaluación de la calidad realizada por la institución misma (autoevaluación), por pares académicos externos que pueden penetrar en la naturaleza de lo que se evalúa (heteroevaluación) y por el Consejo Nacional de Acreditación (evaluación final); el proceso culmina con el reconocimiento público de la calidad por parte del Ministerio de Educación Nacional. Fuente CNA.

¿Para qué sirve la acreditación?

  • Propiciar el mejoramiento de la calidad de la educación superior.
  • Ser un mecanismo para que las Instituciones de Educación Superior rindan cuentas ante la sociedad y el Estado sobre el servicio educativo que prestan.
  • Propiciar la idoneidad y la solidez de las instituciones que prestan el servicio público de educación superior.
  • Ser un incentivo para que las instituciones verifiquen el cumplimiento de su misión, sus propósitos y sus objetivos en el marco de la Constitución y la Ley, y de acuerdo con sus propios estatutos.
  • Propiciar el autoexamen permanente de las instituciones y programas académicos en el contexto de una cultura de la evaluación.
  • Ser un instrumento mediante el cual el Estado da fe pública de la calidad de las instituciones y de los programas de educación superior.
  • Brindar información confiable a los usuarios del servicio educativo del nivel superior y alimentar el Sistema Nacional de Información creado por la Ley.
  • Ser un incentivo para los académicos, en la medida en que permita objetivar el sentido y la credibilidad de su trabajo y propiciar el reconocimiento de sus realizaciones. Fuente CNA.

¿Te gustó este artículo? Compártelo en tus redes sociales.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Aspirantes